Una pareja muy tierna

Cuando se tiene a una pequeña criatura en casa, en algunas ocasiones para que no se sienta solo a la hora de jugar, porque eso es lo principal que un niño pequeño debe hacer, generalmente la pareja adquiere a una mascota, especialmente un perrro, para que se complementen tanto la mascota como el hijo, jueguen y se diviertan juntos, va a haber algunos casos en los que el pequeño niño, o niña, chiquita, va a preferir estar más tiempo con la mascota que a jugar con sus juguetes.

Pero no todo es diversión entre un niño chiquito y un perro.

En ésta ocasión, la bebita de la casa decidió darle unas cuántas lecciones al perrito de la casa: De esas que en algunas ocasiones la gente paga para que entrenen a sus caninos y se vuelvan obedientes.

Como en todos los métodos que usan los profesionales, la linda pequeñita tenía una golosina en una de sus manos que el perro veía y, cuando le daba una instrucción de levantar su pata derecha, la niña se la sujetaba y le daba una felicitación verbal diciéndole good boy (buen chico en inglés), y para que se hiciera acreedor a la golosina tenía que obedecer cuando la niña daba la orden que levantara la otra patita.

Debido a que el perro se dio cuenta de otra golosina disponible, la segunda ronda de la lección de obediencia no presentó problemas: De nuevo cuando la niña pedía que levantara la patita, el perro obedeció con las dos patas y finalmente se ganó su golosina.

La niña consiguió que se ahorraran unos cuántos dólares en lecciones de obediencia del perro.

Deja un Comentario