Troleando a tu Gato

La cinta adhesiva es un objeto que nos sirve de algunas cosas; por ejemplo, cuando queremos envolver un regalo, como último toque le ponemos unos pedazos de cinta adhesiva para que se quede bien envuelto. Otro uso muy común que se le da es en la escuela cuando, en el pasado, los niños tenían que hacer una exposición se apoyaban de cartulinas con imágenes para que su presentación se vea completa y las pegaban en el pizarrón; un uso malo que se le da es que, en caso de que quieras que alguien no hable, pues con cinta le cubres la boca y listo.

Pero hay momentos en los que, de manera involuntaria, la gente descubre nuevos usos para la cinta adhesiva y, en ésta ocasión, fue para atormentar a la mascota de la casa sin la necesidad de lastimarla físicamente.

Resulta que ésta persona contaba con un gatito que tenía objeto inusual en la cabeza: Tenía un pedacito de cinta, lo tenía de una peculiar manera porque sólo un pedacito estaba pegado en su frente, razón por la cual éste hacia un arco que provocaba que el gatito solo viera el sólo un pedacito del pedazo de cinta, lo que le causó desesperación al felino porque miraba a todos lados y no tenía idea de que era algo que tenía pegado a la cabeza, incluso se echó al suelo haber si se le quitaba y no tuvo suerte. Con las garras también lo quería quitar pero nada.

Incluso causó sorpresa de otro gato que pasaba por la casa, pero el que persevera alcanza porque, finalmente, se pudo deshacer de ese pequeño pedazo que tanta desesperación le causó.

Deja un Comentario