Perro Jugando Ping Pong

En la década de los noventas se volvió una gran tendencia esa idea de hacer películas con el tema de un perro envuelto en un deporte de equipo, tal fue así que existieron una película en la que un perro jugaba baloncesto y otro futbolista: En la primera el perro metía canastas pegándole al balón impulsándola con la nariz, misma cosa en el caso de la segunda película, que el canino conducía el balón y remataba con la misma parte del cuerpo que el animal de la otra filmación. E incluso en una serie se vió a un perro sostener un bat con el hocico y pegar un hit en el baseball.

Ver a un perro atrapar una pelota, diario lo vez si frecuentas ir a los parques o si tienes a uno en casa porque es su juego favorito. Pero esto no siempre lo veremos en las calles.

Al igual que Forest Gump, éste perro no tenía idea de lo que era el ping pong y, una vez que le enseñaron cómo se jugaba, le agarró mucho gusto a ésta deporte y, para ser un perro, es muy bueno jugando. Claro que, por limitaciones físicas, no agarraba la raqueta como los humanos, pero eso no fue impedimento, ya que la agarró con el hocico para poder jugar.

Con un poco de duro entrenamiento podría llegar lejos, no a las olimpiadas, pero si podría competirle a unos cuantos jugadores de Ping Pong: Tremenda inteligencia mostrada por éste precioso perrito de color blanco y negro.

Deja un Comentario