Pequeña Samurai

Algunas veces, cuando los papás se dan cuenta de que su pequeña criatura está un poco fuera de control referente a la disciplina y a la obediencia, es típico meter a la pequeña criaturita a clases de karate o de tae kwon do porque, con lo que enseñan ahí, aprenden un poco más de ese deporte que, como muchos otros, involucra mucha disciplina y entrega y, en la mayoría de los casos, si resulta efectiva la idea y vuelve a los niños bien portados, eso sí, queda estrictamente prohibido usar lo aprendido par fines de abusar físicamente de otra persona.

Existe otra disciplina que tiene origen en el medio oriente llamada el manejo del sable, y parece que también es bien aprendida por los pequeños.

Resulta que ésta pequeña niña de nueve años de edad, llamada Jesse Jane McParland, demostró sus tremendas cualidades con el manejo del sable, y no sólo eso, también mostró grandes dotes de agilidad gimnástica porque, en la rutina que mostró, dio una vuelta de carro sin apoyar los brazos en el suelo, acompañadas de unas cuantas patadas voladoras.

Se nota la pasión que ésta pequeñita le brinda a su rutina con la espada por la cereza en el pastel que le puso al final de su excelente rutina porque, fue tanta su euforia, que terminó de rodillas, con los brazos extendidos y pegando un fuerte grito de guerra: Terminó impresionando a todo mundo dentro de lugar.

Eso sí: Mejor no hacer enojar a la pequeña si tiene una espada en la mano.

Deja un Comentario