Lo Que los Ojos no Ven

En muchas ocasiones las circunstancias nos hacen estar ciegos a la realidad.

Y es que éste video hay una gran enseñanza de vida: El video inicia con un vagabundo duerme al frente del negocio de un señor asiático, debido a que considera una molestia el vagabundo durmiendo enfrente de su negocio lo despierta con un cubetazo de agua y huye, causando la molestia de la señora que tiene un negocio cerca del de él.

Al día siguiente de nuevo se encuentra dormido y el señor despierta al vagabundo poniéndole la escoba en la cara, al día siguiente le avienta una botella de agua de plástico y en otra ocasión el pordiosero con la mirada le pide que si le comparte lo que está comiendo lo cual se niega.

Finalmente ya muy harto de él, cuando está dormido al otro día, le suelta una patada. Pasaron los días y el señor se fijó que el pordiosero ya no aparecía; su vecina que tenía un negocio cerca le dijo que se había ido.

Al percatarse de que había una cámara de vigilancia y se le ocurrió lo que sucedía en la noche antes de las situaciones en las que corría al vagabundo y se percató de algo impresionante: El vagabundo día a día defendía el negocio del señor de los que querían hacer daño a su negocio, como los grafiteros o los que orinaban en la entrada de su local. Incluso dos personas lo agredieron físicamente pero él los pudo ahuyentar: Hasta que al día siguiente, lamentablemente, uno le clavó un cuchillo y lo mató.

El video culmina que hay mucha más verdad de la que estamos ciegos. La moraleja es, primero que nada no juzgar sin saber el fundamento de las cosas.

Deja un Comentario