Limpiando Vidrios con un Gato

Uno de los trabajos que son considerados de los más riesgosos, y menos apreciados por la gente son los limpiavidrios, pero no me refiero a esos que laboran en las calles e incluso te lo limpian por más que tú les digas que no debido a que no tienes cambio. Sino aquellos que deben de estar colgados a una altura considerable para limpiar los vidrios de los altos edificios de las ciudades, con muy poca protección en caso de que el cable, en el que están colgados, se rompa y la paga no es la adecuada tomando en cuenta el alto riesgo.

Las personas no muestran interés alguno en saber algo de ese trabajo y cuando ven a la persona limpiando los vidrios por afuera sólo piensan en lo riesgoso que es ese empleo y nada más: Pero no es el mismo caso hablando de los animales.

Resulta que, en Londres, un señor se encontraba limpiando los vidrios cuando un gato, que se encontraba dentro de la oficina se acercó a la ventana mostrando un alto interés en ver el hombre trabajando. Aunque, lo más probable, es que el interés era hacia el jalador que usaba el hombre para terminar de limpiar el vidrio porque, cuando el hombre lo guardaba, el gatito, negro, dejaba de mostrar interés y, cuando lo volvía a sacar, de nuevo el felino incluso cuando el pegaba el jalador a la ventana él lo quería tocar.

Cuando se movió de lugar el gato siguió al limpiador: Tal parece que le gustan los jaladores, deberían comprarle uno para mantenerlo entretenido.

Deja un Comentario