La vida despues de 44 años

La vida despues de 44 años, y es que no cabe la menor duda que ir a la cárcel es el peor castigo que puede recibir un ser humano porque, aparte de perder la libertad que es uno de los aspectos más importantes en la vida, se pierde casi todo contacto con el mundo exterior, ya que sólo puede recibir visitas de los familiares muy pocas veces a la semana y, como no es un lugar donde los convictos deben estar agusto pues en la cárcel no hay avances tecnológicos, no hay comodidades y no hay comidas deliciosas porque, claro, estás en un lugar de castigo no en tu casa.

Si al pasar un par de años en prisión ya puedes notar cambios significativos en la sociedad, estando mucho más tiempo encerrado encontrarás muchos más cambios drásticos.

Resulta que éste señor, de nombre Otis Johnson, a la edad de 25 años ingresó a prisión por asalto a un oficial de policía y asesinato y pasó cuarenta y cuatro años en la cárcel por lo que, al salir de la cárcel tremendas sorpresas que se llevó al ver las tremendas diferencias entre el mundo que vió cuando ingresó a prisión que aquel en el que actualmente vive.

Lógicamente lo que más le sorprendió fueron los avances tecnológicos, como las ventanas de las tiendas que tienen video, las personas con sus iphones y con audífonos, y el teléfono público que, a sus 25 años, costaba 25 centavos y ahora cuesta un dolar, además de que, cuando era joven, el transporte público no estaba tan abarrotado como actualmente lo está, y ni que decir de la comida, ya que quedó complacido de la gran variedad que hay para alimentarse.

Deja un Comentario