Encerrandose con su Peluche

No importa si se trata de una pequeña mascotita, un bebe o una pequeña criatura de unos cuántos años edad, una de las cosas, a las cuáles, con el paso de los años se le termina por agarrar un enorme cariño es, sin duda, un animalito de felpa, o más comúnmente conocidos como animales de peluche, no es extraño agarrarle afecto a esas cosas ya que, siendo bebé, ese pequeño juguete es un gran animalito al cual queremos abrazar por ser muy suave y esponjoso, y aunque no tenga vida, se vuelve un amigo inseparable que difícilmente nos separarán de él.

Debido a su lindura también son utilizados como regalos entre parejas. Incluso para los perros también podría ser un buen juguete.

Éste simpático perrito de color café, de nombre Arvo, cuenta con un oso de peluche y le tiene tanto cariño a su suave amiguito que no quiere, en ningún momento, separarse de él, por lo que decidió llevárselo a su cajita en donde lo meten para llevarlo a otro lugar, pero se encontró con el inconveniente de que era un poco grande el Osito para meterlo así que, en su primer intento, no pudo meterlo ya que lo quería meter jalándolo por la parte de atrás.

Una vez que vió que así no se pudo: Le pensó un poquito más y encontró la manera adecuada de meter el peluche: Esta vez lo puso acostado de ladito y logró meterlo a su pequeña jaula, sin importarle que iba a estar muy apretado adentro con el osito de peluche.

Probablemente pensó que, si iba a dormir le iba a servir el peluche de almohada: Buen pensado.

Deja un Comentario