Con estos Amigos para que Quiero Enemigos

Es muy común que, entre los amigos, se jueguen bromas de todo tipo: sencillas, un poquito pesadas y las bastante pesadas, o manchadas se podría decir.

Broma como ésta la víctima sólo podría pensar en una frase: “Con esos amigos para que quiero enemigos”.

Y es que, en India, un joven le hizo creer a su amigo que iban a jugar a algo un poco complicado de lograr: El chiste era poner una caja a tus espaldas y aventar, aparentemente, una roca con el fin de meterla a la caja sin que la piedra se salga. El primero al intentarlo no tuvo mucho éxito ya que la piedra se salió de la caja.

Por lo que era el turno del otro amigo y se colocó a espaldas de la caja. Sin embargo, el hombre que había hecho el primer intento, una vez, viendo que su amigo (la víctima) no veía, éste cambió la caja por una pala que tenían ahí.

E inmediatamente le dan la señal al amigo que podría aventar la roca para ver si la podía meter a la caja y al aventarla para atrás con la pala ahí ¿Qué sucedió? Pues simplemente que la piedra al dar con la pala ésta provocó que al pobre chavo le impactara en las partes nobles.

Cuando cayó éste adolorido no paraban de reírse, tanto el que puso la pala, como el que estaba grabando todo. Afortunadamente la víctima lo tomó con filosofía y sonrió.

Lo que podemos concluir es que así de pesados se llevan éstos individuos.

Deja un Comentario