Bebe elefante no quiere terminar su baño

Bebe elefante no quiere terminar su baño, y es que no hay momentos en la vida en los que nos encontramos en el agua y, simplemente, no queremos salir de ahí por varias razones, una por ejemplo, cuando está haciendo mucho calor, como es bastante refrescante una ducha de cinco minutos se prolonga la bañada a unos 10 o 15 minutos, especialmente si la ducha se está tomando en una tina o en un jacuzzi ya que ahí, aparte de que se está refrescando la persona, al estar sentado pues se aprovecha la ocasión para relajarse por unos instantes más y, aparte, se puede llegar a dormir la persona.

Y ni que decir cuando en época veraniega, que son tan comunes las albercadas, que la gente no quiere abandonar el agua y se quieren quedar ahí todo el tiempo posible.

Pues éste acontecimiento también le ocurre a los animalitos.

Un par de elefantes se encontraban en el agua: Una era la mamá y el otro era un pequeñito, y éste se encontraba dándose un baño bajo la supervisión de la mamá elefante, y el elefantito estaba muy encantado en el agua refrescándose porque se puede apreciar que hacia algo de sol.

Pero como no todo lo bueno dura toda la vida, en algún momento tenía que terminar la hora del baño y la mamá empujaba a su hijito afuera del agua para irse del lugar, y cuando se disponían a irse de ahí, el elefantito regresaba al charco y la mamá lo volvía a sacar, y así siguió hasta que la madre se rindió y dejó a su hijito un ratito más en el agua.

Un buen ejemplo de quererse bañar por mucho tiempo.

Deja un Comentario